Dar clases particulares en casa. Lo que debes saber.

Clases-particulares

­

En esta época de verano, y no sólo en verano, pero sobretodo en la época estival, hay muchas personas que  ejercen una actividad en su domicilio o en la de terceros, dando clases particulares sin comunicar nada absolutamente ni a Hacienda ni a la Seguridad Social. Esto es totalmente incorrecto. Lo primero que debe saber una persona cuando decide trabajar por su cuenta son las obligaciones que va a tener.

Nos vamos a centrar de las clases particulares que se ejercen en el domicilio de uno o de un tercero, en base a los conocimientos de quién las imparte, sin necesidad de disponer de infraestructura para ello.

El problema es que no es posible dar de alta una academia en el propio domicilio así sin más. En primer lugar, es necesario disponer de permiso de la Comunidad, aparte de precisar de las oportuna licencias como cualquier local. Por eso, lo más práctico es ejercer como profesional, lo que nos permitiría trabajar en cualquier parte, tanto en nuestro domicilio como en el de los alumnos o en centros de terceros.

Al impartir las clases a personas físicas no profesionales, los ingresos no estarían sujetos a retención y tampoco aplicaríamos IVA si la formación es reglada. Esto nos permitiría no presentar pagos a cuenta trimestrales de IVA. Sí tendríamos que presentar el modelo 130 y la Declaración de la Renta anual.

Esta sería la opción más sencilla y, además, la mas correcta para la mayoría de personas que dan clases particulares.

Ahora bien, esta situación conllevaría al alta en el censo de Hacienda en el epígrafe profesional correspondiente, pero: ¿ Qué pasa con la Seguridad Social?, ¿También tenemos que darnos de alta? Existe la posibilidad de darnos de alta en Hacienda y no en Seguridad Social, si se va a tratar de una actividad no habitual, sólo, por ejemplo, durante periodos de tiempo reducidos y nuestros ingresos por esta actividad no van a superar los 9.080,40 € en cómputo anual. Si los van a superar ten por seguro que si los declaras en tu declaración de la Renta anual, la Seguridad Social te reclamará las cuotas de autónomo correspondientes. Siempre quedará, aunque no seremos nosotros quien lo recomiende, seguir colaborando con  la economía sumergida de este país, y  cobrar “en negro”.

De esta forma estaríamos tranquilos de que estamos ejerciendo una actividad reglada, sin peligro de denuncias de algún vecino u otras inspecciones.

 

Grupo Extremeño de asesoramiento

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe lo más destacado de la semana directamente en tu correo

A %d blogueros les gusta esto: